Historia de la identidad de Villanueva de la Cañada

El símbolo fundamental y característico del Escudo Heráldico de Villanueva de la Cañada lo constituye la representación esquemática de la estatua más célebre de la localidad: La Despernada, ubicada en la plaza principal del pueblo, junto a la antigua Casa Consistorial.

La etimología de la palabra Despernada es el nombre con el que se conoció el pueblo en el siglo XV. Sobre la Despernada o la Espernada cuenta la leyenda que una princesa, en una de las cacerías que organizaba la realeza en la época feudal, se fracturó una pierna a consecuencia de una caída de caballo, y las casa que se levantaron en el sitio del accidente tomaron el nombre de la Despernada en recuerdo de la real víctima. Más tarde la Espernada sirvió de parador o estancia real, siendo en el siglo XVI cuando la población recibió la actual denominación de Villanueva de la Cañada al marcar los caminos de tránsito de las cañadas ganaderas hacia las montañas.

El Escudo Heráldico viene completado, en su parte inferior, por tres Espigas de Cereal representativas de la importancia que, en el pasado supuso la riqueza agrícola de la localidad.

Finalmente el Escudo viene rematado en su parte superior por una Corona Real característica de un pasado vinculado a la nobleza feudal.

Departamento de Comunicación y Prensa

Responsable: Ana Belén Cano Valera

Plaza de España, 1

C.P: 28691 Villanueva de la Cañada

Tfno.: 91 811 73 00 – Fax: 91 811 73 63

prensa@ayto-villacanada.es